Neuroregistro


Técnica especializada en analizar y registrar la actividad bioeléctrica del cerebro en tiempo real, mientras la persona se induce un estado suave, intermedio o profundo de relajación y practica la autosugestión a través de un equipo de electroencefalografía EEG, mientras se realiza el proceso de neurorelajación  




Obtener valores estadísticos cerebrales durante el proceso de neurorelajación  




Elaboración de gráficas referente a los parámetros estadísticos obtenidos en el proceso de neurorelajación. 






El cerebro se compone de miles de millones de células cerebrales llamadas neuronas, que utilizan electricidad, para comunicarse entre sí. Estos impulsos eléctricos son conocidos como ondas cerebrales y se registran y analizan a través de la electroencefalografía EEG 

Las principales bandas de frecuencia, tradicionalmente estudiadas se muestran en la figura. Los estudios de actividad de las ondas cerebrales, mediante electroencefalografía EEG, han mostrado asociación entre las bandas Alpha y Theta y los estados de relajación, meditación y susceptibilidad hipnótica, al verse incrementadas en el estado de relajación profunda. 


De esta manera objetiva y precisa, y para la obtención del mejor resultado posible, una vez que la persona se encuentra en estado de relajación, se puede aplicar como forma de entrenamiento  autosugestiones hipnóticas


Los meditadores experimentados, expertos en relajación y personas con un alta susceptibilidad hipnótica  sincronizan ondas cerebrales Gamma (alta frecuencia). Al iniciar la relajación, meditación o sesión comienza la actividad en la banda Gamma (entre 25 y 42 ciclos por segundo) a diferencia de los novicios



El profesional establece con la persona que desea registrar y analizar su estado de relajación o meditación, unas normas para el buen funcionamiento del procedimiento, recordándole que en cualquier momento puede interrumpir la sesión, si así lo desea, con un simple comentario. Con fijaciones de la atención al cerrar los ojos, tomar consciencia de la posición del cuerpo y de los sonidos del entorno, se da inicio a la fase de activación del proceso de neuroregistro.  



Mientras la persona empieza la inducción de relajación o meditación, el profesional registra y analiza la actividad bioeléctrica del cerebro. Para finalizar la sesión, se reorienta la consciencia de la persona a la realidad del momento, se le pide que respire profundamente, que abra los ojos, mueva partes del cuerpo y con una breve frase, esta sesión a finalizado.