Neurovisualización

Es un procedimiento totalmente novedoso que sigue los mismos principios que la hipnosis clínica y de diversas técnicas de relajación para mejorar sus resultados e incrementar su eficacia como medio de control de la activación y método de inducción. Su principal objetivo es inducir a las personas a un estado de relajación profunda y gestionar de forma precisa las sugestiones mentales.


La práctica diaria de la relajación o meditación contribuye a mejorar significativamente muchos aspectos de nuestro organismo, tanto físicos como psíquicos, aumentando de esta forma nuestra calidad de vida.


Esta técnica es el resultado de la combinación de diferentes herramientas procedentes del campo de la neurotecnología (electroencefalografía EEG, neurofeedback y procedimientos de modulación electrónica de la voz) combinada con diversas técnicas psicológicas(técnicas de flotación, técnicas de control de la respiración, técnicas de relajación muscular progresiva e hipnosis clínica).

Herramientas Neurotecnológicas





El cerebro se compone de miles de millones de células cerebrales llamadas neuronas, que utilizan electricidad, para comunicarse entre sí. Estos impulsos eléctricos son conocidos como ondas cerebrales y se registran y analizan a través de la electroencefalografía EEG y el sistema de neurofeedback 

Las principales bandas de frecuencia, tradicionalmente estudiadas se muestran en la figura. Los estudios de actividad de las ondas cerebrales, mediante electroencefalografía EEG, han mostrado asociación entre las bandas Alpha y Theta y los estados de relajación, meditación  y susceptibilidad hipnótica, al verse incrementadas en el estado de relajación profunda. 


De esta manera objetiva y precisa, y para la obtención del mejor resultado posible, una vez que la persona se encuentra en estado de relajación, son introducidas por el profesional especialista las sugestiones hipnóticas correspondientes.  


Los meditadores experimentados, expertos en relajación y personas con un alta susceptibilidad hipnótica  sincronizan ondas cerebrales Gamma (alta frecuencia). Al iniciar la relajación, meditación o sesión comienza la actividad en la banda Gamma (entre 25 y 42 ciclos por segundo) a diferencia de los novicios. 






Para aumentar la precisión y profundidad de la inducción a la relajación profunda en una sesión de neurovisualización, utilizamos un software especial de audición. El profesional habla a través de un micrófono especialmente diseñado y el cliente escucha su voz, en formato electrónico, a través de los auriculares de sonido envolvente

Técnicas Psicológicas



Las investigaciones realizadas en tanques cerrados y opacos de agua con sal marina, permitiendo la flotabilidad de todo el cuerpo, apuntan a que la sensación de flotación induce a la relajación de forma sencilla y profunda obteniendo una sensación de retrotracción al seno materno y de perdida de contacto con el propio cuerpo. Entre las distintas modalidades para facilitar esa sensación se utiliza la del sofá reclinable especialmente adaptado para la simulación.  

La mayoría de técnicas específicas en relajación como el yoga, la meditación, el Zen etc., utilizan como principal procedimiento para inducir un estado de relajación, técnicas de respiración.


En los modelos teóricos referentes a la eficacia del control de la respiración se distinguen tres tipos de respiración: la clavicular, la torácica y la diafragmática. Mientras que las dos primeras activan el sistema nervioso simpático (activación física y psíquica), la respiración abdominal o diafragmática facilita la activación del sistema nervioso parasimpático, caracterizado por hacer más lentas las funciones vitales relacionadas con la activación y disminuir tanto el ritmo cardiaco como la frecuencia respiratoria.


La respiración diafragmática pone a trabajar al nervio vago (décimo nervio de los doce pares craneales) ubicado en la caja craneal a nivel del tronco del encéfalo, para distribuirse a través de los agujeros de la base del cráneo en la cabeza, cuello, tórax y abdomen. El nervio vago, proporciona inervación a la mayoría de los músculos laríngeos y a casi todos los músculos faríngeos, y lleva fibras parasimpáticas a las proximidades de todas las vísceras abdominales. Cuando es estimulado produce efectos de relajación y tranquilidad mental de forma eficaz y profunda.





Las técnicas de relajación muscular progresiva consisten en dar sugestiones de relajación a los diversos músculos o partes del organismo secuencialmente. Se divide el cuerpo en tantos grupos de músculos o partes estructuradas como sea posible según el tiempo destinado al proceso de inducción. Puede empezarse por la cabeza y seguir bajando hasta los pies o viceversa, según se prefiera. En el campo de la psicología esta técnica de relajación es una de las más estudiadas y efectivas en mantener más tiempo a la persona relajada.  




La hipnosis es un procedimiento durante el cual un profesional o un investigador del área de la salud sugiere, a un cliente, paciente o sujeto experimentar cambios en sus sensaciones, percepciones, pensamientos o conductas. Esta definición reconoce el papel desempeñado por el hipnotizador, el contexto en el que se practica y el de la persona hipnotizada. La hipnosis como técnica de relajación es excelente porque aparte de ayudarnos a relajarnos, también permite utilizar sugestiones hipnóticas muy necesarias para estimular determinados pensamientos, comportamientos y sentimientos convenientes para situaciones futuras.  



Una vez que el cliente tiene colocados los dos dispositivos neurotecnológicos (electroencefalografía EEG y procedimientos de modulación electrónica de la voz), se procede simultáneamente y de forma ordenada con las técnicas psicológicas (técnicas de flotación, técnicas de control de la respiración, técnicas de relajación muscular progresiva e hipnosis clínica).


El profesional establece con la persona el objetivo de la sesión, recordándole que en cualquier momento puede interrumpirla, si así lo desea, con un simple comentario. Con fijaciones de la atención al cerrar los ojos, tomar consciencia de la posición del cuerpo y de los sonidos del entorno, se da inicio a la fase de activación del proceso de neurovisualización, seguido del trabajo de inducción a la relajación profunda y la introducción de sugestiones mentales mediante el léxico y expresiones que el profesional va proporcionando. Para finalizar la sesión, se reorienta la consciencia del paciente a la realidad del momento, se le pide que respire profundamente, que abra los ojos, mueva partes del cuerpo y con una breve frase, esta sesión de neurohipnosis ha finalizado.


La cantidad de tiempo que precisa una sesión de neurovisualización para inducir a una persona a un estado de relajación profunda, varía de una persona a otra. El tiempo estándar recomendado es de 25 a 30 minutos, pero la flexibilidad del programa permite adaptarse al grado de sugestionabilidad del usuario permitiendo tiempos que van desde los 15 hasta los 60 minutos o más.